Definición y tratamiento de las fobias


fobia.jpg
La psicóloga clínica María Teresa Mata Massó escribe, de forma muy clara, en qué consiste el tratamiento de una fobia, a la luz de la psicología actual. 

EL PROBLEMA

“El miedo es una herramienta útil y necesaria, es una experiencia natural. El ser humano está programado para tener miedo. Sin la información que proporciona esta emoción viviríamos desprotegidos, no se activarían aquellos mecanismos de alerta que velan por nuestra supervivencia. El problema aparece cuando el miedo no responde a estímulos que realmente suponen un peligro para nuestra integridad física y psíquica. Es entonces cuando podemos decir que nos encontramos ante una fobia: un miedo disfuncional que, muy posiblemente, precise tratamiento”.

CARACTERÍSTICAS

“La fobia es una forma especial de miedo. La persona es consciente de la inexistencia de un argumento racional que explique el miedo pero, aún así, no puede evitarlo. Esta imposibilidad de tomar el control agudiza la sintomatología relacionada con la ansiedad y el malestar generalizado”.
“Además, la fobia conduce hacia la evitación de la situación temida. La conducta de evitación como único patrón de afrontamiento determina el grado de interferencia que la fobia supone en la vida laboral, social y familiar del individuo, pudiendo llegar a eludir responsabilidades, perder oportunidades de trabajo, dejar de realizar actividades deseadas, etc. Todo ello con el consiguiente efecto negativo que ocasiona sobre su estado anímico.
“Las fobias pueden originarse y aparecer en cualquier momento del ciclo vital. Aún así, algunas de ellas, tienen especialmente su origen en etapas como la infancia o la adolescencia. Haber vivido una situación traumática mal gestionada es una de las causas que puede provocar la aparición de una fobia. Aún así, no es la única. Algunas fobias se adquieren por medio del aprendizaje y la herencia emocional.

“El análisis de todos estos aspectos nos sirven de gran ayuda a la hora de trazar un tratamiento”.

“Las clasificaciones actuales sobre las fobias coinciden en distinguir tres grupos básicos: la agorafobia, el trastorno de ansiedad social (fobia social) y las fobias específicas”.

  • La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos, a las multitudes y a la dificultad para poder escapar de forma inmediata a un lugar seguro. La persona que padece agorafobia siente que, en los espacios abiertos y/o multitudes, está en peligro (anticipa que sufrirá una crisis y no podrá recibir ayuda).
  • El trastorno de ansiedad social (conocido más comúnmente como fobia social) es el temor intenso y persistente a una o más situaciones sociales o actuaciones en público (Ej.: entablar conversación con desconocidos, exponer un trabajo en clase, hablar en una reunión, etc.). Este es probablemente el tipo de fobia más consultado en Psicoterapia. El individuo se siente expuesto ante personas que no forman parte de su entorno más cercano y siente que será evaluado.
  • Las fobias específicas o simples. Son temores excesivos y persistentes asociados a la presencia o a la anticipación de un objeto (Ej.: sangre, inyección, animal, etc.) o de una situación específica (Ej.: volar). Como en los casos anteriores, la exposición real o imaginada produce inevitablemente ansiedad y conductas de evitación. Sin embargo, en este caso, es mucho menor el número de personas que acuden a terapia ya que puede no interferir en su vida diaria.

TRATAMIENTO

“Las fobias sí se pueden tratar con la ayuda de la Psicoterapia. En aquellos casos en los que la ansiedad no permita avanzar en el tratamiento, también puede ser precisa la valoración de Psiquiatría.

“Con el fin de evitar el deterioro personal y contextual del individuo es importante realizar un trabajo dirigido a recuperar la funcionalidad. La intervención desde una orientación cognitivo conductual es la más habitual. La gestión de pensamientos negativos, la creación de pensamientos alternativos y la generación de emociones adaptativas paralelamente a la exposición progresiva, son los pilares del tratamiento”.

“El objetivo, sin duda, es mejorar la calidad de vida del individuo”.

“El tratamiento de una fobia intentará desmentir aquellos pensamientos que realzan lo irreal, crear mensajes constructivos que conduzcan hacia la funcionalidad, así como facilitar una batería de titulares que empoderen al individuo con el fin de realzar sus capacidades en lugar de destacar las posibilidades más catastróficas y remotas”.

Fuente: Mensalus

 

Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Fobia Social, psicologia, psicoterapia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s