Día de la Fobia Social 2019

La asociación AMTAES toma la iniciativa este año para conmemorar una vez más el #DíaDeLaFobiaSocial

Desde sus redes sociales y grupos, se hace un llamamiento a la participación en una campaña para dar visibilidad y reivindicar la importancia de este trastorno de ansiedad y la necesidad de tratamientos preventivos y eficaces.

La Asociación AMTAES, con todos su socios, participa nuevamente en esta conmemoración, contribuyendo a incrementar la red afectiva de personas que luchan unidas, día a día, para superar la fobia social propia, la de sus familiares o la de sus amigos.

 

Te animamos a que dejes aquí tus comentarios. Gracias

 

 

Publicado en Fobia Social, Salud mental | Deja un comentario

Los primeros días en la Universidad

Nos hacemos eco aquí de un breve artículo sobre  publicado por Patricia, Graduada en Psicología y con Máster en Piscología Clínica y de la Salud (ISEP), Máster en Terapia Cognitivo Conductual (ISEP) y Máster Universitario en Psicología General Sanitaria (UNIR).

Patricia escribe en su página web:

Empezar la universidad puede ser una experiencia difícil al principio, sobre todo si el hecho de conocer gente nueva te resulta especialmente duro. Para una persona con ansiedad social, el inicio de la etapa universitaria puede convertirse en una gran fuente de malestar. “¿Lograré conocer amigos?” “Estaré solo/a durante todo el grado universitario?” “¿Qué pasará cuando haya que hacer trabajos en grupo si no conozco a nadie?” “No necesito amigos”…

Para que la ansiedad no se apodere de ti en los primeros días de clase:

  • Cuídate mucho. El autocuidado es esencial, independientemente de las circunstancias que te rodean. Aliméntate bien, trata de descansar (sé que no es fácil) y evita el sedentarismo.
  • Sé compasivo. Es posible que sientas frustración e incluso culpa por el hecho de padecer ansiedad social. No te castigues por ello. El hecho de crear mensajes del tipo “no valgo para nada” o “no soy normal” solo empeorarán la situación. Sé amable contigo mismo/a.
  • Maneja tus expectativas. Hay quienes piensan (e incluso te insisten) que los amigos que conoces en la universidad son los amigos que tendrás toda la vida, y que por eso es importante conocer a mucha gente en esta etapa de tu vida. Pero esto no es más que una generalización. Lo cierto es que los amigos vienen y van, la personalidad no es estática y eso hace que las relaciones evolucionen a lo largo de los años.
  • No te aísles todo el tiempo. Sé que es tentador esconderse tras un libro y tus auriculares. Puede funcionar a corto plazo. Sin embargo, esta costumbre hará que te encierres cada vez más y, en consecuencia, que tu ansiedad crezca ante la perspectiva de una interacción con los compañeros. No se trata de que seas la persona más sociable del aula, pero trata de mantener una actitud abierta.

  • Reconoce tus esfuerzos: cualquier intento que hagas por relacionarte debe se reconocido. No importa si no ha salido como esperabas. Sé consciente de tu esfuerzo y felicítate por los pequeños avances. Algo como tener una pequeña conversación con el compañero que tienes al lado es muy positivo.
  • Todos estáis en el mismo barco. El primer día de universidad es duro para todo el mundo. Nervios, intriga, incertidumbre… Es decir, cualquier interacción social que inicies será agradecida por la otra persona.

Si lo crees necesario, no dudes en buscar ayuda profesional. Es posible que tu universidad pueda brindarte el apoyo que necesitas. La Psicología cuenta con las herramientas necesarias para ayudarte a superar la fobia social y para acompañarte durante tu adaptación a un nuevo contexto.

Fuente original https://psicuriosa.com/universidad-fobia-social/

Publicado en Ansiedad, Fobia Social, psicologia, Timidez | Deja un comentario

Joao Gilberto

Guitarrista y cantante, el padre más perfeccionista de la bossa nova actuó en los mayores escenarios del mundo. Entre sus muchas canciones antológicas se encuentran “Desafinado”, “Garota de Ipanema”, “Chega de saudade”, “Rosa Morena”, “Corcovado” y “Aquarela do Brasil”.

Pero desde la altura de su genio, la vida para Joao Gilberto nunca fue fácil. Su perfeccionismo que rayaba en obsesión neurótica, su lado excéntrico y su fobia social —vivió recluido durante años— eran tan conocidos como su talento.

Fue el primer cantante, al menos en Brasil, que demostró que no se necesitaba un vozarrón, que cantaba bajito, como un susurro, acompañado por su virtuosidad y armonía con la guitarra.

Publicado en Fobia Social, Videos | Deja un comentario

La realidad de la psicoterapia

La Asociación Americana de Psicología (APA-American Psychological Association) ha publicado un artículo en su página Web, a través del cual analiza y explica la realidad de la Psicoterapia. Tal y como afirma la APA, es fundamental conocer la realidad de la Psicoterapia para poder beneficiarse de todo lo que puede ofrecer.

Cualquiera puede beneficiarse de la Psicoterapia

Las personas buscan la Psicoterapia por una serie de razones que surgen en su vida cotidiana. En algunos casos, para el tratamiento de la depresión, la ansiedad o el abuso de sustancias, y en otros, se busca ayuda para cambiar conductas problemáticas Entre los muchos motivos que pueden impulsar la búsqueda de una intervención con Psicoterapia, se encuentra también el buscar mejorar las habilidades de relación social o poder lidiar con factores estresantes.

El estigma relacionado con la obtención de ayuda para problemas psicológicos o de comportamiento solía ser un fuerte elemento disuasivo a la hora de buscar este tipo de intervención. Sin embargo, en la actualidad comienza a verse como un signo de iniciativa.

La Psicoterapia es comprender tus pensamientos y emociones

Ante la existencia de dificultades, es importante contar con el apoyo de familiares y amigos en los que se puede confiar. No obstante, un profesional de la Psicología puede ofrecer mucho más que el mero hecho de hablar con familiares y amigos: los psicólogos cuentan con años de formación especializada, capacitación y experiencia que los hacen expertos en la comprensión y el tratamiento de problemas complejos. Las técnicas que utiliza un psicólogo durante la Psicoterapia se desarrollan a lo largo de décadas de investigación y son más que “solo hablar y escuchar”.

Pedir ayuda es el primer paso para comenzar a sentirse mejor

Inicialmente, antes de comenzar con la Psicoterapia, muchas personas intentan resolver sus problemas por sí mismas durante semanas, meses e incluso años, hasta que descubren que no es suficiente. Decidir comenzar la Psicoterapia no significa haber fallado: en realidad, tener el empuje de admitir que se necesita ayuda es un signo de fortaleza en lugar de debilidad, y el primer paso para sentirse mejor.

La Psicoterapia es interactiva y colaborativa

Con frecuencia, el psicólogo comienza el proceso de la Psicoterapia pidiendo a la persona una descripción del problema que ha impulsado la búsqueda de ayuda. Esto es solo el punto de partida de la Psicoterapia. También se recopila información relevante sobre sus antecedentes, el historial de sus problemas y otras áreas importantes de su vida, así como las diversas formas en que ha tratado de abordar las situaciones. La Psicoterapia suele ser un proceso interactivo y colaborativo basado en el diálogo y la participación activa del paciente/cliente en la resolución conjunta de problemas.

El psicólogo puede animarle a practicar nuevas habilidades entre las sesiones o asignarle tareas relacionadas con la lectura y búsqueda de información, para que pueda aprender más sobre un tema en particular. Juntos, el pacientes/cliente y su psicólogo identifican los problemas, establecen metas y supervisan la progresión.

La Psicoterapia no es para siempre

Durante la Psicoterapia, cada persona progresa de un modo distinto. El tema de la duración es un aspecto de lo que se puede hablar al inicio, durante el establecimiento de un plan de tratamiento. A este respecto, la APA recuerda que el objetivo del psicólogo no es mantener a la persona como cliente para siempre, sino enseñarle técnicas y herramientas que le ayuden a funcionar mejor en su vida diaria.

La Psicoterapia es confidencial

Es esencial recordar que la Psicoterapia está sujeta a unas normas de confidencialidad. Solo el paciente puede divulgar información sobre su salud a terceros. Los únicos que pueden tener conocimiento de lo abordado en el transcurso de las sesiones de Psicoterapia son el paciente, su psicólogo y cualquier persona que cuente con una autorización por escrito del primero para que hable con su psicólogo (como un médico o un miembro de la familia).

Fuente: Infocop 

Publicado en Ansiedad, psicologia, psicoterapia, Salud mental, Terapia | Deja un comentario

Terapia Cognitivo Conductual

En su articulo publicado en Psicología y Mente, Arturo Torres, Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona, Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y Máster en Psicología social, nos describe brevemente en qué consiste la Terapia Cognitivo Conductual 

¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

Es uno de los conceptos más importantes de la psicología aplicada, ya que permite abordar problemáticas muy diversas aplicando técnicas que cuentan con aval científico. 

Se trata de una orientación terapéutica que cuenta con una eficacia científicamente comprobada en diferentes tipos de intervención. 

Los “problemas psicológicos” tiene dos caras. Por un lado, una vertiente material y objetiva, que es reconocible por muchas personas y que puede medirse a partir de baremos concretos. Por otro lado, lo que responde a los estados subjetivos de conciencia, es decir, aspectos de la vida mental y privada de la persona que tiene el problema y que suelen tener una traducción en términos emocionales.

La Terapia Cognitivo Conductual interviene en estos dos terrenos, es decir, que actúa tanto sobre los actos como sobre los pensamientos.

Se considera que la Terapia Cognitivo Conductual nace a partir de la fusión de las terapias conductistas y las que se derivan de la Psicología Cognitiva

En definitiva, cualquier tipo de Terapia Cognitivo Conductual se basa en la idea de que las emociones y los estilos de conducta no dependen sólo de los estímulos físicos que nos llegan desde el entorno sino también de los pensamientos que dan forma a nuestra manera de percibir tanto esos estímulos como nuestros propios procesos mentales.

¿Cómo se interviene en este tipo de terapia?

En la Terapia Cognitivo Conductual se trabaja enseñando a reconocer los estilos de pensamiento que predisponen a llegar a conclusiones poco útiles para el paciente, o pensamientos disfuncionales. Para esto es necesario entrenar a la persona para que sea capaz de reflexionar acerca de su propia manera de pensar y plantearse qué puntos son conflictivos y cuáles no lo son. De este modo, se persigue que la persona tenga más capacidad para cuestionarse las categorías con las que trabaja y detectar patrones típicos de pensamiento que le causan problemas.

El proceso por el cual se consigue que el paciente reconozca los aspectos cognitivos que le producen malestar y pueda actuar sobre ellos se fundamenta en un modelo de actuación inspirado en el diálogo socrático. Esto implica que durante una parte de las sesiones de Terapia Cognitivo Conductual, el profesional irá devolviéndole el feedback necesario al paciente para que este, por sí mismo, detecte las contradicciones o las conclusiones indeseadas a las que le llevan sus estilos de pensamiento y sus esquemas cognitivos. 

El terapeuta no guía al paciente en este proceso, sino que más bien le plantea preguntas y remarca aseveraciones que el propio cliente ha hecho para que este último vaya profundizando en el estudio de su propio pensamiento.

La segunda parte de la Terapia Cognitivo Conductual implica intervenir sobre los focos cognitivos y materiales que se han detectado. Esto conlleva, por un lado, fijar unos objetivos concretos a cumplir, y por el otro, entrenar al paciente para que sea capaz de determinar desde su propio criterio las estrategias que lo acercan y lo alejan de estas metas. Además, como los objetivos han sido definidos de manera que pueda comprobarse de manera imparcial si se han cumplido o no, es fácil medir los progresos que se van haciendo y el ritmo en el que se suceden para tomar nota de ello y, si se da el caso, introducir cambios en el programa de intervención.

Cumplir los objetivos al pasar por un programa de sesiones con Terapia Cognitivo Conductual puede suponer, por ejemplo, minimizar significativamente los efectos de una fobia, terminar con una adicción o, abandonar un estilo de pensamiento obsesivo. En definitiva, problemáticas con una vertiente material y otra vertiente subjetiva o emocional.

¿En qué casos se utiliza?

La Terapia Cognitivo Conductual puede ser aplicada prácticamente en todas las edades, y en una gran variedad de problemas. Por ejemplo, se utiliza para intervenir en trastornos de ansiedad y fobias, distimia, Trastorno Bipolar, depresión, etc. e incluso en trastornos psicóticos relacionados con la esquizofrenia.

La eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual

Actualmente, se considera que la Terapia Cognitivo Conductual es el único tipo de psicoterapia cuyos resultados han sido validados a través del método científico. Con esto se entiende que su eficacia cuenta con el aval de observaciones empíricas en las que muchos grupos de pacientes que han pasado por un tratamiento con Terapia Cognitivo Conductual han mejorado significativamente más de lo que sería esperable si no hubieran asistido a terapia o hubieran seguido un programa de efecto placebo. 

Cuando se dice que la Terapia Cognitivo Conductual ha demostrado ser eficaz a través de la aplicación del método científico, eso significa que existen poderosos motivos para pensar que la mejoría que experimentan las personas que han probado este tipo de terapias está causada por el uso de estas intervenciones psicológicas, y no por otras variables. Esto no implica que el 100% de las personas que vayan a sesiones de Terapia Cognitivo Conductual vayan a mejorar, pero sí una porción muy significativa de estas.

Fuente: https://psicologiaymente.com/clinica/terapia-cognitivo-conductual

 

 

Publicado en Ciencia, Fobia Social, psicologia, psicoterapia, Salud mental, Terapia | Deja un comentario

Animales de apoyo emocional

Siempre se ha dicho que las mascotas cumplen un rol muy importante dentro de un hogar, al punto de convertirse en un integrante más de la familia.

Así es como surgieron los llamados animales de apoyo emocional, concepto que nació en Estados Unidos, y que son mascotas que tienen un rol en la psicología moderna para tratar trastornos como ansiedad, estrés, pánico, depresión y fobia social,.

Aunque cualquier mascota puede asumir este rol de contención, por lo general son perros o gatos (animales domésticos más comunes), siendo incluso aquellos que han estado junto a sus dueños por muchos años, ya que no requieren un entrenamiento específico, como en caso de los canes guías.

“Para que un animal sea certificado como mascota de soporte emocional no requiere de un entrenamiento especial, como los perros para gente con discapacidad visual, sólo necesitan ser entrenados de manera básica para que puedan viajar sin problemas en el avión con el resto de los pasajeros, por ejemplo. Que deban obedecer las instrucciones de sus dueños, no olisquear ni ladrar a las demás personas o animales, y lo más importante es que sea sociable”, explicó la psiquiatra Gloria Basto.

Es importante entender que lo que convierte a una mascota en soporte emocional no es el animal en sí, sino la necesidad anímica que tiene su dueño de tener una contención.

Fuente original

Publicado en Fobia Social | 1 Comentario