Terapia Cognitivo Conductual

En su articulo publicado en Psicología y Mente, Arturo Torres, Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona, Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y Máster en Psicología social, nos describe brevemente en qué consiste la Terapia Cognitivo Conductual 

¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

Es uno de los conceptos más importantes de la psicología aplicada, ya que permite abordar problemáticas muy diversas aplicando técnicas que cuentan con aval científico. 

Se trata de una orientación terapéutica que cuenta con una eficacia científicamente comprobada en diferentes tipos de intervención. 

Los “problemas psicológicos” tiene dos caras. Por un lado, una vertiente material y objetiva, que es reconocible por muchas personas y que puede medirse a partir de baremos concretos. Por otro lado, lo que responde a los estados subjetivos de conciencia, es decir, aspectos de la vida mental y privada de la persona que tiene el problema y que suelen tener una traducción en términos emocionales.

La Terapia Cognitivo Conductual interviene en estos dos terrenos, es decir, que actúa tanto sobre los actos como sobre los pensamientos.

Se considera que la Terapia Cognitivo Conductual nace a partir de la fusión de las terapias conductistas y las que se derivan de la Psicología Cognitiva

En definitiva, cualquier tipo de Terapia Cognitivo Conductual se basa en la idea de que las emociones y los estilos de conducta no dependen sólo de los estímulos físicos que nos llegan desde el entorno sino también de los pensamientos que dan forma a nuestra manera de percibir tanto esos estímulos como nuestros propios procesos mentales.

¿Cómo se interviene en este tipo de terapia?

En la Terapia Cognitivo Conductual se trabaja enseñando a reconocer los estilos de pensamiento que predisponen a llegar a conclusiones poco útiles para el paciente, o pensamientos disfuncionales. Para esto es necesario entrenar a la persona para que sea capaz de reflexionar acerca de su propia manera de pensar y plantearse qué puntos son conflictivos y cuáles no lo son. De este modo, se persigue que la persona tenga más capacidad para cuestionarse las categorías con las que trabaja y detectar patrones típicos de pensamiento que le causan problemas.

El proceso por el cual se consigue que el paciente reconozca los aspectos cognitivos que le producen malestar y pueda actuar sobre ellos se fundamenta en un modelo de actuación inspirado en el diálogo socrático. Esto implica que durante una parte de las sesiones de Terapia Cognitivo Conductual, el profesional irá devolviéndole el feedback necesario al paciente para que este, por sí mismo, detecte las contradicciones o las conclusiones indeseadas a las que le llevan sus estilos de pensamiento y sus esquemas cognitivos. 

El terapeuta no guía al paciente en este proceso, sino que más bien le plantea preguntas y remarca aseveraciones que el propio cliente ha hecho para que este último vaya profundizando en el estudio de su propio pensamiento.

La segunda parte de la Terapia Cognitivo Conductual implica intervenir sobre los focos cognitivos y materiales que se han detectado. Esto conlleva, por un lado, fijar unos objetivos concretos a cumplir, y por el otro, entrenar al paciente para que sea capaz de determinar desde su propio criterio las estrategias que lo acercan y lo alejan de estas metas. Además, como los objetivos han sido definidos de manera que pueda comprobarse de manera imparcial si se han cumplido o no, es fácil medir los progresos que se van haciendo y el ritmo en el que se suceden para tomar nota de ello y, si se da el caso, introducir cambios en el programa de intervención.

Cumplir los objetivos al pasar por un programa de sesiones con Terapia Cognitivo Conductual puede suponer, por ejemplo, minimizar significativamente los efectos de una fobia, terminar con una adicción o, abandonar un estilo de pensamiento obsesivo. En definitiva, problemáticas con una vertiente material y otra vertiente subjetiva o emocional.

¿En qué casos se utiliza?

La Terapia Cognitivo Conductual puede ser aplicada prácticamente en todas las edades, y en una gran variedad de problemas. Por ejemplo, se utiliza para intervenir en trastornos de ansiedad y fobias, distimia, Trastorno Bipolar, depresión, etc. e incluso en trastornos psicóticos relacionados con la esquizofrenia.

La eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual

Actualmente, se considera que la Terapia Cognitivo Conductual es el único tipo de psicoterapia cuyos resultados han sido validados a través del método científico. Con esto se entiende que su eficacia cuenta con el aval de observaciones empíricas en las que muchos grupos de pacientes que han pasado por un tratamiento con Terapia Cognitivo Conductual han mejorado significativamente más de lo que sería esperable si no hubieran asistido a terapia o hubieran seguido un programa de efecto placebo. 

Cuando se dice que la Terapia Cognitivo Conductual ha demostrado ser eficaz a través de la aplicación del método científico, eso significa que existen poderosos motivos para pensar que la mejoría que experimentan las personas que han probado este tipo de terapias está causada por el uso de estas intervenciones psicológicas, y no por otras variables. Esto no implica que el 100% de las personas que vayan a sesiones de Terapia Cognitivo Conductual vayan a mejorar, pero sí una porción muy significativa de estas.

Fuente: https://psicologiaymente.com/clinica/terapia-cognitivo-conductual

 

 

Publicado en Ciencia, Fobia Social, psicologia, psicoterapia, Salud mental, Terapia | Deja un comentario

Animales de apoyo emocional

Siempre se ha dicho que las mascotas cumplen un rol muy importante dentro de un hogar, al punto de convertirse en un integrante más de la familia.

Así es como surgieron los llamados animales de apoyo emocional, concepto que nació en Estados Unidos, y que son mascotas que tienen un rol en la psicología moderna para tratar trastornos como ansiedad, estrés, pánico, depresión y fobia social,.

Aunque cualquier mascota puede asumir este rol de contención, por lo general son perros o gatos (animales domésticos más comunes), siendo incluso aquellos que han estado junto a sus dueños por muchos años, ya que no requieren un entrenamiento específico, como en caso de los canes guías.

“Para que un animal sea certificado como mascota de soporte emocional no requiere de un entrenamiento especial, como los perros para gente con discapacidad visual, sólo necesitan ser entrenados de manera básica para que puedan viajar sin problemas en el avión con el resto de los pasajeros, por ejemplo. Que deban obedecer las instrucciones de sus dueños, no olisquear ni ladrar a las demás personas o animales, y lo más importante es que sea sociable”, explicó la psiquiatra Gloria Basto.

Es importante entender que lo que convierte a una mascota en soporte emocional no es el animal en sí, sino la necesidad anímica que tiene su dueño de tener una contención.

Fuente original

Publicado en Fobia Social | 1 Comentario

Lectura recomendada

Recomiendo la lectura de un nuevo blog con buen diseño y sobre todo excelente contenido original.

Su creadora, Lyna May, se presenta así:

A través de la escritura consigo desgranar el pensamiento crítico que siempre me ha invadido, siempre en la intimidad he desarrollado mis teorías y he desentrañado mis pensamientos desde que tengo consciencia.

Recientemente decidí abrir este forma de expresión al mundo y la comparto con vosotros. Si te gusta házmelo saber y si quieres que desarrolle alguna idea concreta de las que encuentres no dudes en comentarlo. Gracias por leerme.

En los sucesivos textos del su blog podemos ir conociendo los pensamientos de la autora a través de títulos tan sugerentes como: Deshumanización, Descontrol, Resignación, Deseos, Abstracción, Espérame.

Siempre es agradable encontrar en la red sencillas obras de arte.

Publicado en Fobia Social | 2 comentarios

El tratamiento psicológico de los trastornos mentales comunes en Atención Primaria

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha creado una comisión de expertos que trabajarán junto con la comisión institucional, con representantes de las comunidades autónomas (CCAA), para la elaboración de un documento de consenso sobre Marco Estratégico de la Atención Primaria (AP) en el Sistema Nacional de Salud 2019.

A continuación, se expone un resumen de los argumentos que defiende el Consejo para hacer su propuesta de que haya psicólogos clínicos en Atención Primaria (AP) en todas las CCAA


La AP soporta más del 50% de la carga asistencial que suponen los trastornos mentales para el sistema sanitario. De entre estos, los trastornos de ansiedad, las depresiones y las somatizaciones son los trastornos más prevalentes, con un 49,2% de probables trastornos de ansiedad, depresión o somatizaciones detectados y un 31,2% de trastornos mentales diagnosticados en el último año en las consultas de AP. A su vez, estos trastornos mentales tan prevalentes o comunes presentan una frecuente asociación con varias enfermedades crónicas, así como con insomnio primario. Dos de cada tres pacientes con trastornos de ansiedad o depresión son tratados por su médico de Atención Primaria, esencialmente con fármacos, con una baja tasa de remisión y frecuentes recaídas. Por su alta prevalencia, generan los mayores costes y carga entre los trastornos mentales (el 50% del total). Su naturaleza biopsicosocial, permite entenderlos y tratarlos desde un enfoque emocional, con técnicas psicológicas cognitivo-conductuales que han demostrado ser eficaces, como se ha visto en la iniciativa británica “Mejora del Acceso al Tratamiento Psicológico” (IAPT), que ha llevado con éxito este tratamiento a grandes capas de la población a través de Atención Primaria, lo que supone una mejora del sistema y un ahorro de costes. Sin embargo, en nuestro país, dichos trastornos son tratados en su gran mayoría con psicofármacos, a pesar de la evidencia, ocasionan un gran impacto a nivel clínico, debido a la cronicidad y comorbilidad del proceso y la discapacidad asociada, así como al alto coste económico que todo ello genera (2,2% del PIB). Esto es debido, fundamentalmente, a la ausencia de la aplicación de los tratamientos basados en la evidencia, recomendados para estos trastornos por las guías de práctica clínica en el nivel asistencial donde con más frecuencia son detectados, la AP. Las guías del NICE recomiendan las técnicas cognitivo-conductuales.

Si el tratamiento habitual de AP genera una baja tasa de remisión de los trastornos mentales comunes, -que están aumentando en todo el mundo, y suponen ya una carga importante para las economías occidentales, que está aumentando a lo largo del tiempo-, la OMS insiste en la necesidad de cambiar el modelo de tratamiento de los trastornos de ansiedad y la depresión (primera causa de años vividos con discapacidad ya en el año 2015 y fuertemente asociada con el suicidio), además de favorecer su accesibilidad.

Algunos cambios ya se están produciendo en nuestro país. En la Comunidad de Madrid y en el Principado de Asturias ya se ha implantado la figura del psicólogo clínico en AP, que viene atendiendo desde hace un año los casos leves y moderados de depresión y trastornos de ansiedad. En el caso de la Comunidad de Madrid, los 21 psicólogos clínicos aplican el protocolo del ensayo clínico PsicAP (Psicología en Atención Primaria) de detección y tratamiento en formato trasdiagnóstico grupal y basado en las técnicas cognitivo-conductuales (TCC), que han alcanzado mayor evidencia. Este protocolo ha obtenido una tasa de remisión, tanto para los trastornos de ansiedad como para la depresión en torno al 70%, frente a poco más de un 20% alcanzado por el tratamiento habitual de AP, también para ambos. En principio, por lo observado hasta ahora, la práctica habitual del psicólogo clínico en AP en la Comunidad de Madrid estaría alcanzando resultados esperados, en línea con los del ensayo.

En el Principado de Asturias hay ya una memoria oficial del año 2017 sobre los resultados del inicio de la atención psicológica en AP y otra a punto de cerrarse del 2018, con buenos resultados, como lo prueba la ampliación del servicio a nuevos centros de salud, hasta llegar a los actuales 6 psicólogos clínicos en AP.

En Cataluña, la atención a los trastornos mentales en AP se venía abordando con psicólogos clínicos de salud mental que se desplazaban a los APS. Pero en 2018 se aprobó la incorporación de un importante número de psicólogos clínicos para atender en AP tanto la atención de los trastornos mentales comunes como la atención psicológica infantojuvenil. Sin duda, ha sido la mayor inversión en este tema frente a cualquier otra comunidad autónoma.

En la comunidad foral de Navarra no se ha querido contratar al psicólogo clínico para Atención Primaria, pero se ha reforzado el número de psicólogos clínicos que atienden trastornos mentales comunes en salud mental.

En otras comunidades autónomas se han aprobado iniciativas de la asamblea o el parlamento en forma de resoluciones o proyectos no de ley instando al gobierno a la inclusión de la figura del psicólogo clínico en AP y a la implantación del tratamiento psicológico de los trastornos mentales comunes en AP. Este es el caso de las comunidades autónomas de Valencia, Islas Baleares y Aragón, además de las ya mencionadas (Madrid, Asturias, Cataluña o Navarra). En otras comunidades no nos consta si siguen en trámite o han sido aprobadas, como el caso de Murcia. Pero en todos los casos, se muestra un alto interés por parte de los diferentes grupos políticos para que la psicología clínica esté presente en AP. Los grupos políticos son conscientes de esta necesidad, así como de que la población general está bastante sensibilizada, como se muestra en los medios de comunicación y redes sociales.

Por todo ello, el COP propone la inclusión de la figura del psicólogo clínico en AP en todas las Comunidades Autónomas, con el objetivo de tratar los trastornos mentales comunes con las técnicas que son más eficaces y además presenten las mejores relaciones de coste-eficacia y coste-utilidad. Es una cuestión de equidad, uno de los principios básicos de nuestra sanidad pública. Además, este cambio supondrá una mejora del sistema de Atención Primaria que es el que soporta la mayor parte de esta carga, reduciendo la hiperfrecuentación de estos pacientes, y una mejora de la relación coste-eficacia y coste-utilidad en el tratamiento de estos problemas.

Una justificación más extensa puede encontrarse en el documento adjunto:

El tratamiento psicológico de los trastornos mentales comunes en Atención Primaria

Publicado en Fobia Social | 1 Comentario

Lo mejor

En base a las visitas recibidas, éstas son las 5 mejores entradas publicadas en este blog durante el año 2018

QUIERO ANIMAR A OTROS A HABLAR DE ELLO Y A BUSCAR AYUDA

CONDUCTAS DE SEGURIDAD

PSICOTERAPIA BASADA EN LA EVIDENCIA

TU MIRADA PUEDE TRANSFORMAR A LAS PERSONAS

LA FOBIA SOCIAL EN EL UNIVERSO PARALELO DE LAS REDES SOCIALES

Y estas son las 5 mejores entradas publicadas en este blog desde su creación:

LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD SEGÚN EL DSM-5

LA FOBIA SOCIAL SEGÚN EL DSM-5

MIEDO A SER UNO MISMO

UN MUNDO FELIZ

OBJETIVO: MEJORAR LA AUTOESTIMA

Y lo mejor de todo, nuestros seguidores.

Publicado en Fobia Social | 1 Comentario

TODOFOBIA, el blog de Nerea

Hoy me encontré con el reciente nacimiento de un nuevo blog sobre fobias narrado en primera persona. Es una buena noticia y una oportunidad de conocer de primera mano lo que sienten y expresan las personas con estos trastornos de ansiedad.

Os recomiendo seguir a Nerea en TODOFOBIA

En sus primeras publicaciones, me encuentro con esta pequeña perla:

CARTA A MI ANSIEDAD:

Todas las mañanas me levanto sintiendo “algo especial”. No importa si me levanto “bien” o “mal”, esa sensación siempre está ahí. Como, camino, hago lo que sea pero eso sigue ahí. Siempre me pregunto por qué la siento y qué es lo que me pasa, queriendo saber si eso es “normal” en todos los seres humanos, y sobre todo si los hace sentir tan mal como a mí. “¿Qué es eso?”, me preguntaba. Antes no lo sabía, pero con el tiempo supe lo que era: ansiedad.

La ansiedad siempre está en mí, desde que me levanto hasta que me acuesto, es horrible. Pese a que veo que ha disminuido un poco, sigue siendo muy incómoda. Lo peor de todo, no es solo el hecho que aparezca a diario, si no, cuando viene “con mayor potencia”. Momentos en los que llega para tirarme en la cama, traerme pensamientos horribles, me deja inmóvil, hasta el punto que me hace llorar.

Pienso que la ansiedad es una parte muy importante en todo el miedo que le tengo a las cosas, porque me paraliza, me dice que no podré hacerlo, que soy un asco, que me irá mal, etc… cada vez que considero hacer algo. El crear este blog, es un ejemplo. El miedo y la ansiedad me limitan a quedarme estancada y no avanzar, para luego sentirme como lo peor que hay en el mundo.

Cada vez que aparece con más ganas, trato de  hacer cosas, como: leer, escribir, salir a correr, etc., pero hasta ahora siento que no he logrado casi nada. A pesar de que no aparece con tanta fuerza como antes, viene pero en otras formas y “cantidades”. ES TERRIBLE. Mientras escribo, esa voz de  la ansiedad me dice: “¡No puedes!”; y si tal vez no viene literalmente con esas palabras, llega a mi cuerpo en forma de desgano, más fuerte del que ya tengo incorporado normalmente.

Estoy luchando contra esto, pero considero que necesito luchar más, o por lo menos “charlar con ella”, para que no me haga tanto daño. Pedirle por favor que no paralice a mi cuerpo y que no me duela, que deje de entrar en mí para llorar y echarme a la cama. Decirle algo como:

Por favor ansiedad:

Déjame disfrutar la vida, en vez de hacer de ella un suplicio, ayúdame a levantarme en vez de tirarme, porque todo esto que me haces es agobiante. Quiero sentirme bien, en vez de cada vez peor. Sé que te gusta habitar en mí, pero… ¿te parece si al menos nos podemos llevar bien si es que vas a estar ahí? Que solo tenga un poquito de nervios cuando vaya a hacer algo, en vez de paralizarme.

“Querida ansiedad”, es como te llama mi cuerpo ya acostumbrado a ti, no me hundas más. Ayúdame a caminar, en vez de arrastrar. Deseo liberarme de ti, para que mi alma y mi cuerpo vayan libres y sin presiones por el mundo. Déjame déjame caminar tranquila, déjame viajar tranquila, déjame hablar tranquila… deja a mi mente tranquila. Estás interfiriendo negativamente en mi vida desde hace más de 10 años.

Por favor, hagamos las paces.

Con cariño,

Yo, la persona que te lleva dentro.

Publicado en Fobia Social | 2 comentarios