Combate Vital: la lucha contra el miedo


El médico psiquiatra, especialista francés en temores y fobias, Christophe André en su libro “Psicologuía del miedo” nos expone de forma clara y directa cómo debe ser nuestra lucha contra el miedo.

Ese camino nos lo marcan Los Diez Mandamientos para enfrentarse al miedo:

1. Desobedezca a sus miedos.
2. Infórmese bien sobre lo que le da miedo.
3. Deje de tener miedo a tener miedo.
4. Modifique su visión del mundo.
5. Enfréntese a su miedo según las reglas.
6. Respétese y haga que los demás respeten sus miedos.
7. Reflexione sobre su miedo, su historia y su función.
8. Cuídese.
9. Aprenda a relajarse y a meditar.
10. No deje de intentarlo.

Imagínese que un día alguien se instala en su casa sin que usted le haya invitado. Se acomoda y le roba sus costumbres. Se sirve de lo que hay en la nevera, duerme en su salón, le acompaña a todas partes y empieza a darle órdenes: «Rásca­me la espalda, tráeme el desayuno a la cama, límpiame los zapatos, déjame tu habitación y vete a dormir al salón». Si usted obedece,  ¿qué motivo tendrá esa persona para mar­charse de su casa? Ninguno; al contrario, cuanto usted más se someta, más a sus anchas estará su indeseado huésped y no tendrá intención alguna de marcharse.

Esto es justamente lo que sucede con el miedo, si usted le obedece cada vez que le dice: «No hagas esto», «Baja los ojos» , «Da media vuelta», «Huye», «No salgas solo», no ten­drá razón alguna para disminuir, ni mucho menos para des­aparecer.

A muchas personas fóbicas esta evidencia no les resulta tan clara: tras muchos años de evolución, terminan por no distinguir entre sus propios intereses y los de la patología. Sin embargo, esta reflexión y distanciamiento son indispen­sables, pues los intereses de ambas partes son radicalmente opuestos: en aquello en que las personas fóbicas quisieran volver a recobrar la serenidad y ser autónomas, es en lo que la fobia tiende a someterlas bajo la dependencia del miedo. Por lo tanto, es de vital importancia que se distancien del miedo, que comprendan que los intereses de este difieren de los suyos. De lo contrario, al cabo de cierto tiempo de evolución, las evitaciones impuestas por el miedo tenderán a presentarse como pseudoopciones personales. De modo que dirán: «No voy a fiestas porque me pongo de mal humor, solo se habla de dinero y de cosas superficiales». En lugar de decir: «No voy porque no se que decir, me da miedo quedar­me en un rincón o hacerme ver por mi emotividad o mi si­lencio forzado». O dirán: «No tomo el metro porque es si­niestro y no me gusta», en lugar de: «Tengo mucho miedo de que el tren se quede parado entre dos estaciones, de ahogarme y de que me entre el pánico». Al cabo de un momento, las evitaciones se convierten en una forma de vida para la fobia y pasan inadvertidas. Por lo tanto, prosiguen con sus renuncias toxicas.

Es necesario desobedecer al miedo, al menos a sus exce­sos, y declararle la guerra.

Como es natural, el miedo no se va a dejar. Al afrontar lo que la fobia nos ordena que evitemos, automáticamente sen­tiremos que aumenta el miedo y el malestar emocional. Pero recordemos que al obedecer a la fobia mediante las evitacio­nes estamos comprando a un precio muy alto nuestra tran­quilidad: por un poco de paz momentánea sacrificamos el fu­turo. Ceder ante este tipo de comodidad del presente supone renunciar a la libertad en el futuro.

Recordemos que la lucha contra la fobia no es una batalla, sino una guerra de desgaste. No basta con ganar un combate y hacer huir al enemigo, hay que ir ganando todas las batallas hasta conseguir una retirada completa y duradera. Se trata de volver a colocar al adversario en su lugar, detrás de las fron­teras del miedo normal, y de mantener la capacidad de hacer­le retroceder cada vez que se le ocurra aparecer para empren­der un nuevo ataque (lo que denominamos el retorno del miedo).

No pacte más: ¡pelee! Ha de aceptar el hecho de que su vida no será tan tranquila durante algún tiempo, pero de to­das formas la vida con una fobia no es el tipo de vida con el que uno sueña, ¿no le parece? Ninguna guerra es agradable, pero algunas son necesarias: esta guerra de liberación lo es.

No somos culpables de nuestra fobia. Nadie elige ser fóbico, ni nadie goza siéndolo. Sin embargo, sí es responsable de la lucha contra la fobia. Es importante que cambie su actitud mental, pasará de sufrir a actuar, de la actitud de la víctima a la del combatiente. Pero, atención, quiero remarcar que este espíritu bélico no debe ha­cernos olvidar una cosa: no es el miedo lo que queremos que retroceda, sino la fobia, es decir, el exceso de miedo y el con­junto de reacciones inadaptadas al miedo. El problema es el desajuste de este sistema de alarma natural. Veremos que, pa­radójicamente, es necesario aceptar el miedo, la sensación de miedo. No se trata de no volver a tener miedo, sino de no aceptar más la fobia, de no someternos más a ella. Cuanto más colaboremos con ella, más se alargara el problema.

Puede leer más sobre el tema en Shunyata Blog

Esta entrada fue publicada en Autoayuda, Fobia Social, miedo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Combate Vital: la lucha contra el miedo

  1. pedraforca dijo:

    Me encantan los comentarios, cuanta razón hay en ellos.

    Me gusta

  2. ñam ñam dijo:

    yo me he encontrado un nuevo libro que me esta resultando superinteresante: “Tratando..trastorno de ansiedad social” http://t.co/oWY1ZESbbv

    Me gusta

  3. Pues entonces estamos inmersos en un Mundo de Miedos y Terrores cotidianos…!!

    Las personas felices aceptan las cosas que no tienen remedio, pero luchan por aquellas que tienen solución. y lo hacen superando el mayor de los miedos…El del Fracaso , y que mayor ” fracaso ” que el ” olvidarse de vivir ” ….

    Me gusta

  4. edsonravelo2 dijo:

    hay algo que no se ha mencionado y creo que es importante , las raizes de el miedo suelen ser traumas , siempre para superar miedos importantes hay que reconozer muy bien a que se le tiene miedo y por que , e intentar ver la situacion que tanto miedo te produjo como una historia (desde fuera) , asi analizas el miedo, lo reconozes y al final te llegas a reir de el (vamos de ti xD) , aunque para esto hay que bajar el ego , si nos creemos importantes o superiores por autoprotegernos (o x otras razones ) nos encerramos en nosotros mismos y nos olvidamos de vivir

    Me gusta

  5. jesus montes dijo:

    Hola ay alguien quien me pueda ayudar a desechar mi miedo a ser sosiable

    Me gusta

  6. Pingback: Combate Vital - apezz.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s