Cuidado con las terapias alternativas


Extraigo las partes de mayor interés de un reciente artículo publicado en El País del 22/04/2016 en el que se pone en evidencia los peligros de la llamada medicina alternativa, que en realidad son técnicas pseudocientíficas que conviene desmontar. 

Muchos de los vídeos que circulan por la Red y que ofrecen recetas milagrosas para acabar con multitud de dolencias tienen una apariencia perfectamente científica (tecnicismos, laboratorios, jerga especializada…), pero son, en realidad, bulos pseudocientíficos sin ningún rigor. Lo fácil que resulta toparse con estas informaciones y el catálogo de verdades absolutas que ofrecen, crean una atmósfera de falsa especialización en la que caen miles de espectadores, que se colocan en una posición vulnerable.

Según el bioquímico y divulgador científico J.M. Mulet, que intenta llamar la atención sobre lo nociva que puede ser esta exposición a tanta información mal relacionada con la medicina. “Supone para mucha gente un argumento de autoridad, dado que un material audiovisual no requiere saber leer ni escribir. Muchos médicos se quejan de que los pacientes les dicen lo que deben recetarles porque lo han visto en internet”, explica el autor del libro Medicina sin engaños (Planeta).

Pese a su amenaza potencial, esta información campa a sus anchas en el vasto mundo virtual. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 4’38 % de la población acudió en el último año a una consulta de alguna práctica de medicina alternativa.

A continuación he seleccionado algunas de las técnicas que se anuncian para curar los trastornos de ansiedad y depresión. 

Bioneuroemoción

Como explica Emilio Molina, coordinador del área sobre “el origen emocional de la enfermedad” de RedUNE y miembro de ARP-SAPC, “la bioneuroemoción deriva de la nueva medicina germánica, que considera que algo tan grave como el cáncer es solo una reacción del cuerpo ante un choque emocional. De este movimiento surgió la biodescodificación odescodificación biológica, que extiende esa misma premisa a todas las enfermedades, afirmando que derivan de un problema o conflicto emocional”. Su creador es Enric Cobera, el ponente de la conferencia en esta pieza de Youtube, donde mezcla una serie de filosofías agrupadas en un curso de milagros (sí, se llama así), que viene a decir que todo suceso vital es voluntario: “si estás enfermo es porque has pedido estarlo para, así, darte cuenta de que existe una situación que quieres cambiar […] Si vas por la calle y te roban, no te quejes (lo que significa que no llames a la policía), sino pregúntate: ‘¿Cómo te estás robando a ti?”. Esta conferencia la han visto mas de 100.000 personas y “se trata de una de las pseudoterapias que más interés está despertando en estos momentos en España”, según Molina.

Corbera se lava las manos: “Nosotros no curamos a nadie, simplemente la persona decide sanar su percepción y curarse”. Y, en la misma línea, considera que la gente que no termina con su malestar es porque, en el fondo, no quiere hacerlo. Mulet asevera en su libro que esta técnica no tiene ningún estudio que la avale. Aporta un ejemplo: una mujer con un avanzado cáncer cérvico uterino pregunta a este experto por la red social Facebook qué debería hacer para acabar con su problema; la respuesta de este gurúfue así de inesperada: “ponte en cuarentena, aíslate de toda la familia y sobre todo de tu pareja”.

Riesgos: Más allá de lo descabellado de pensar que las enfermedades no existen y esos síntomas son elección del paciente, creándole un importante sentimiento de culpabilidad, “todos sabemos qué pasa cuando se deja de tratar un cáncer. Por proponerlo, la bioneuroemoción es de las pseudoterapias más peligrosas y mortales en estos momentos”, lamenta Molina.

Homeopatía

Creada por el médico alemán Samuel Hahnemann a finales del siglo XVIII, la homeopatía parte de dos principios: la ley de la similitud o semejanza (“lo semejante cura lo semejante”) y la ley de los infinitesimales (cuanto más diluido esté el remedio homeopático, más eficaz será su efecto curativo). Ninguna de estas dos leyes tiene base científica, algo que no impide que millones de personas hagan oídos sordos por el argumento pues a mí me funciona. “Los compuestos homeopáticos se presentan como bolitas o glóbulos de azúcar impregnadas con una dilución de un compuesto en agua. El principio activo está tan diluído que, normalmente, no queda ni una sola molécula en esa mezcla. Esto no es importante porque, según los homeópatas, el agua guarda memoria de su interacción la sustancia. Esta memoria es muy curiosa, por selectiva y misteriosa: ¡el agua solo recuerda lo que el fabricante quiere que recuerde!”, observa Guillermo Quindós, catedrático de microbiología de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) y miembro del Círculo Escéptico,

Riesgos: Como apunta este catedrático, sus ingredientes son empleados en muchas ocasiones para tratar enfermedades graves sin detener su desarrollo y provocando que el tratamiento eficaz convencional comience demasiado tarde. Además, puede darse el caso de intoxicaciones o alergias a componentes que no deberían estar presentes en estos productos: las preparaciones en gotas contienen alcohol, por lo que son nocivas para embarazadas, niños y algunos pacientes con alcoholismo y otras dependencias; y los glóbulos, gránulos y tabletas, pueden contener lactosa, aunque deberían indicarlo para no causar problemas a personas intolerantes.

Flores de Bach

Son disoluciones de infusiones de flores y brandy que se aplican, en forma de gotas, por debajo de la lengua. “Nos llevan a otro estado de energía, vibracional, que permite descubrir quiénes somos, pues nos ayuda a conectar nuestro cuerpo con nuestra alma”, explica en esta entrevista el terapeuta floral José Salmerón Pascual. Esta alucinada teoría se basa en el supuesto efecto de las llamadas “energías sutiles” o “esencia de las plantas” para curar los estados mentales negativos, que consideran los causantes del malestar. La inventó el médico inglés Edward Bach a principios del siglo XX, cuando dijo haber encontrado las plantas con mayor energía curativa para el tratamiento de emociones como el abatimiento, los celos, el desaliento, la impaciencia, la ira o el temor. Pese a ser hija de la homeopatía, “los homeópatas odian las flores de Bach porque las ven como una mala copia y usurpan su mercado”, afirma Mulet.

Riesgos: Quindós sostiene que la ingesta de las soluciones de esencias puede dar lugar a intoxicaciones.

Medicina tradicional china (MTC)

Los vídeos de masajes tienen un mayor éxito en la Red. En este, visto por casi 250.000 personas, se explican 13 técnicas de la MTC, prácticas tradicionales fundadas en creencias y supersticiones desarrolladas en China que considera que cualquier dolencia es síntoma de un desequilibrio en el Chi o Qi (energía vital). “Este tipo de medicina comprende terapias con hierbas (fitoterapia), alimentación, ejercicios físicos, meditación, acupuntura y diferentes tipos de masajes. Aunque utilizan la fitoterapia como último recurso, ya que, según ellos, el cuerpo humano dispone de unas sofisticadas defensas capaces de localizar los males del cuerpo y el alma, y de dirigir su propia energía y recursos para autocurarse”, indica Quindós.

Riesgos: Según un estudio de la Universidad de Sydney del Oeste (Australia), no existe tanta amenaza para los pacientes por posibles intoxicaciones (muchas de las hierbas llevan tóxicos y fármacos o son directamente venenosas), sobredosis o infecciones relacionadas con el mal uso (sin asepsia o esterilización) de las agujas, como para muchas especies animales, como rinoceronte o tigre, en peligro de extinción, con las que se fabrican medicamentos por su fuerte carga simbólica relacionada con la fuerza o la potencia viril.

Medicina ayurvédica

En esta especialidad también triunfan los tutoriales de masajes. El pequeño documental sobre estas líneas explica la mitología que acompaña a esta filosofía, similar a la de la MTC. Originada en India, la Ayurveda es llamada por sus feligreses “la ciencia de la vida”. Esta es otra de las terapias que considera la afección como algo ajeno al cuerpo. Según sus practicantes, la causa también está en el desequilibrio de la energía vital, llamada, en este caso, prána. “Mezcla términos pertenecientes a la biología, la física cuántica y la filosofía. Su base es similar a la MTC, con la diferencia de que aquí el equilibrio pretende reestablecerse con infusiones de hierbas, preparados o ayunos”, apunta J.M. Mulet

Riesgos: Para Edzard Ernst, físico y profesor de la Universidad de Exeter (Inglaterra), los beneficios de esta terapia son más que dudosos, pero lo que están bien documentados son sus riesgos. Las medicinas ayurvédicas, según este experto, están normalmente adultaeradas con compuestos tóxicos para el organismo, como metales pesados.

Reiki

Esta teoría consiste en la canalización de la energía y, por ende, la sanación, a través de las manos del terapeuta. Pues bien, esta maestra asegura que puede hacer una terapia efectiva a distancia y en diferido. Si la medicina ayurvédica se puede considerar la versión india de la MTC, escribe el bioquímico J.M. Mulet, “el reiki se considera la versión japonesa”. Aunque se presenta como medicina milenaria, esta pseudoterapia fue creada en el siglo XIX. “Al fallecer su fundador, el sacerdote Mikao Usui, varias personas se autoproclamaron herederos del saber y crearon diversas escuelas como la establecida por Hawayo Takata en Hawái, donde nació su versión occidental”. Tanto Mulet como Ernst exponen que nada avala los efectos curativos en esta práctica.

Riesgos: Los expertos coinciden en que sus riesgos son similares a los de las otras terapias naturales tradicionales, la ayurveda y la MTC.

Medicina ortomolecular

Tampoco la medicina ortomolecular contempla la existencia de las patologías. Según esta pseudoterapia, un tratamiento a base de concentraciones elevadas de vitaminas, minerales y otras moléculas, superiores a las recomendadas por la medicina, es suficiente para curar cualquier tipo de dolencia, pues esta es únicamente un síntoma de que el cuerpo carece de alguno de los nutrientes esenciales. No tiene relación alguna con la dietética y la nutrición, que se fundamentan en evidencias científicas, como subraya Quindós. “Los terapeutas ortomoleculares se apropian del legado de Linus Pauling, premio Nobel de Química en dos ocasiones (1954 y 1962), al quien consideran su fundador y que expresó opiniones contradictorias o erróneas al abordar otros campos de la ciencia en los que sus conocimientos eran limitados”,.

Riesgos: Los peligros de acumular vitaminas existen, al igual que el potencial riesgo de agarrarse a creencia sin fundamento. “Un ejemplo fue el aumento de contagios y muertes por sida en la República de Sudáfrica, por dejar los tratamientos antirretrovirales eficaces y optar por la administración de complementos vitamínicos a dosis elevadas. El expresidente de Sudáfrica Thabo Mbeki fueron grandes impulsores de estos tratamientos”, recuerda Quindós.

FUENTE ORIGINAL 

Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Ciencia, Depresión, Fobia Social, psicoterapia, Videos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuidado con las terapias alternativas

  1. Carlos dijo:

    No voy a entrar en detalles porque es muy largo el tema pero en muchos países Europeos algunas de estas terapias son legales están reguladas y están cubiertas por la seguridad social (Francia, Suiza, Alemania). No estigmaticemos todo como si la medicina oficial (química) fuera la panacea, esta es buena en algunas ocasiones y en otras no tanto y la otra igual, hay médicos titulados que legalmente se dedican a este tipo de medicina, lo que hay que hacer es regular y si algo funciona pues bien y si no pues se aparta, pero esto vale para los dos casos

    Me gusta

  2. Está bien este artículo. Hay mucha gente crédula que es capaz de caer en cosas como ésta con tal de no ir a un médico y contarle sus problemas.

    Me gusta

  3. yoly dijo:

    Bueno decir que las terapias alternativas no todas son un “bulo”, lo cierto es que la medicina tradicional tambien es poco eficaz en temas de ansidad y depresion, por que lo unico que hace es mantenermos tranquilitos, pero con las mismas angustias y tristeza por dentro…Algo que si funciona la acupuntura, el hablar con personas que te entienden y sufren lo mismo que tu, dedicarte a tu hobbie favorito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s