El movimiento continuo


Interesantes reflexiones de Eduard Punset:

“Los fármacos no son la única manera de remediar estados que nos afectan, como la depresión o la infelicidad, sino que existen otros caminos que tienen que ver con cambios en la manera de pensar, de actuar o de ejercitarse”.

“Muchas veces no nos hacen falta nuevos fármacos para sobrevivir, sino modos distintos de organizarnos. Se trata de algo totalmente nuevo, revolucionario y lleno de promesas relacionado con la recientemente descubierta plasticidad cerebral. Mi experiencia individual –ejercicios aeróbicos, desentrañar el secreto de lo que disfruto y no de lo que me apena, movimientos o disciplinas nuevas como la música– incide directamente sobre mi estructura cerebral; sobre mi manera de ser conmigo mismo y hacia los demás”.

“Poder contribuir mediante cambios de conducta a la generación de nuevas neuronas y de sus conexiones equivale a decir que –en contra de lo que se pensaba hasta ahora– se puede incidir sobre el crecimiento cerebral. No es cierto que a partir de una edad o de enfermedades determinadas ya no puedan prodigarse nuevas neuronas o reflejos”.

El movimiento continuo es uno de los puntales de la nueva terapia. No es tanto el ejercicio físico –que también– como el movimiento. Andar, mover los brazos, jugar al dominó o a las cartas, tocar un instrumento, sumergirse en la lectura o en una relación personal. No parar. Eso lo hemos aprendido también del mundo del inconsciente”.

Fuente: El blog de Edward Punset

Esta entrada fue publicada en Ciencia, Fobia Social, psicoterapia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El movimiento continuo

  1. ... dijo:

    Los snap shots son molestos…al decir o, o, o, o a las cartas, o esto, no es tan suficiente para una enfermedad como esta, sobre todo para los que buscamos la solución, llevarlo a la práctica, quizás no es agradable.

    Me gusta

  2. yomisma dijo:

    totalmente de acuerdo

    Me gusta

  3. Ainhoa dijo:

    Muy interesante. Me encantan los programas de E.Punset, y estoy totalmente deacuerdo con lo importante que es “moverse” fisicamente y mentalmente. Estoy convencida de que la alegria es curativa a cualquier edad, y lo contrario: Que la amargura y la rabia nos enferman, y envejecen.
    Lo dificil es conservar esa alegría y esas ganas de moverse cuando todo lo que nos rodea parece invitarnos a lo contrario. A mi me cuesta muchísimo, pero ese es el desafio y como dice una amiga mia, es una cuestión de “gimnasia mental”, es decir de entrenamiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s