Relatos hiperbreves


DESPERTAR

Desperté cansado, como todos los días. Me sentía como si un tren me hubiese pasado por encima.
Abrí un ojo y no vio nada. Abrí el otro y vi las vías.

©Norberto Costa

SIEMPRE HAY UNA DISCULPA PARA SALIR A BEBER

Me compré una barra de bar porque quería dejar de salir a beber por ahí. Nada más montarla, me puse a un lado de la barra y pedí una cerveza. Fui al otro lado y pregunté: “Con alcohol o sin alcohol?” Me cambié otra vez de sitio y contesté: “Con alcohol, imbécil!” “Imbécil será usted!”, me respondí. “A mí nadie me trata así”, contesté, “me voy a otro bar”. Al salir di un portazo. Allí quedó el otro con su mierda de negocio.

©Jesús Alonso

AL OTRO LADO

No sabía cuánto tiempo llevaba parado frente a ese escaparate. El suficiente para que sus recuerdos hubiesen pintado aquel cuadro de gente pasando detrás de él y un rostro, que no era el suyo, le mirara reflejado desde el cristal que le separaba del paisaje.

©Pedro Ramos

MENSAJES EN EL CONTESTADOR

Vivo solo. Aunque a veces, en el trabajo, marco el número
de teléfono de mi casa. Y pregunto por mí.
©José Mª Cumbreño

SUEÑO

Una vez soñé que escribía un cuento. Al despertar del sueño también desperté del cuento que ahora cuento como un sueño escrito.

©Luis Enrique Mejía Godoy

Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Relatos hiperbreves

  1. SON UN HOMENAJE AL TIEMPO. APENAS VIVO PARA VIVIR.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s