EL AFECTO


En el lenguaje cotidiano, llamamos afecto al cariño o la inclinación que sentimos por alguien.

No se debe confundir la palabra afecto con el verbo afectar, pues en este caso se entiende que afectar a otra persona es hacerle daño o perjudicarla, significado completamente diferente.

El tema de la afectividad ha ocupado a los filósofos durante siglos, que han intentado entender qué cosa son estas emociones y de qué manera las experimenta el ser humano.

Autores como Baruch de Spinoza (1632-1677), por ejemplo, reducía las emociones a variaciones de tres afectos fundamentales: la alegría, la tristeza y el deseo.

La afectividad se manifiesta interiormente en el deseo de estar en compañía de otra persona, alegrarse con lo que es bueno para ella y sufrir cuando ella sufre.

MUESTRAS DE AFECTO

Dado que el afecto es una realidad interior del ser humano, o sea, un elemento de los que componen su mundo mental interno, para manifestarlas se suele requerir muestras o expresiones de afecto, es decir, de una acción o una palabra que revela los sentimientos hacia una persona.

El afecto se puede expresar:

  • Verbalmente (una palabra de cariño o de elogio).
  • De forma no verbal (sonreír, abrazar, besar, unir las manos, hacer caricias, el tono de voz, etc.).

Las muestras o expresiones de afecto forman parte de los códigos y convenciones culturales, y existen por lo tanto formas más y menos aceptadas de demostrar el afecto, dependiendo del contexto histórico y cultural en que uno se encuentre.

Se consideran las siguientes muestras de afecto:

  1. Palabras de afirmación: son aquellas palabras que utilizamos para dar apoyo a la otra persona: “Hiciste un buen trabajo, eres una buena amiga”. Hay miles de formas de expresar  afirmaciones con palabras, estas pueden enfocarse en el comportamiento de la persona, en su apariencia física o en su personalidad.
  2. Tiempo de calidad: es darle a la otra persona atención, compartir una actividad con ella. Cuando damos tiempo de calidad, estamos dando una parte de nuestra vida.
  3. Actos de servicio: Hacer  algo que sabemos que le agrada a la otra persona.
  4. Los regalos: dar regalos es una expresión universal de amor, los regalos dicen: “él/ella  está pensando en mí”.
  5. Contacto físico: besos, caricias, abrazos.

LA CARICIA Y EL ABRAZO

La caricia y el abrazo son vínculos afectivos que requieren contacto físico y sirven para expresar nuestros sentimientos hacia quienes queremos.

Está comprobado que todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien.

La caricia y el abrazo aportan seguridad y bienestar durante las primeras etapas de vida, sirve para enviar señales que estimulan el cerebro y activan respuestas de crecimiento garantizando un desarrollo saludable.

La ausencia de de estos elementos durante un tiempo lo suficientemente largo, nos puede llevar a experimentar carencia afectiva, que puede causar graves problemas en el desarrollo de la personalidad.

  • Esta necesidad de contacto sigue manteniéndose a lo largo de toda nuestra vida, ya que es la base del desarrollo emocional. El adolescente, el joven y el adulto también  necesitan la caricia y el abrazo.
  • Y no nos podemos olvidar de nuestros mayores, donde el mundo de las caricias y abrazos cobra especial importancia, aportándoles sentimientos de ser aceptados y queridos. La falta o descenso de muestras de cariño hacia los ancianos puede desencadenar sentimientos de soledad, aislamiento y depresión.

BENEFICIOS FÍSICOS Y MENTALES DE LOS ABRAZOS

Cuando nos abrazan y abrazamos se activa la secreción de multitud de sustancias bioquímicas en nuestro cuerpo: oxitocina, endorfinas, serotonina, dopamina,…  en general todas ellas sustancias responsables de sensaciones de bienestar, relajación, placer, atenuación del dolor y elevación del estado de ánimo. 

Se sabe, por ejemplo, que cuando aumenta la oxitocina se atenúan los niveles de cortisol, conocido también como “hormona del estrés”. La disminución de cortisol se traduciría en un descenso de la presión arterial, con la consiguiente sensación de relajación. El estrés mantenido en el tiempo afecta a nuestro sistema inmune, lo que indirectamente el abrazo a su vez beneficiará nuestro estado de salud física y mental.

La liberación de oxitocina es también un excelente antídoto contra los miedos y fobias sociales, aportándonos confianza y seguridad. En otras palabras, si estás en una situación social que te provoca temor probablemente un abrazo de alguien que en ese momento tengas cerca te reconfortará y te hará pasar el mal trago de forma de la mejor forma posible.

HAY PERSONAS QUE ACTÚAN COMO AUTÉNTICOS CORAZONES DE HIELO

A veces no es fácil expresar el afecto que sentimos hacia los demás.La vergüenza se puede apoderar de nosotros, en el momento de mostrarnos tal y como sentimos.

No hay una sola causa relacionada con los problemas para expresar nuestros sentimientos.

  • Lo que hay en gran parte de los casos es una baja autoestima. Esa falta de seguridad en sí mismos hace que estén casi siempre a la defensiva en sus relaciones afectivas. Con ello buscan ante todo minimizar el riesgo de sentirse rechazos o más aún, evitar mostrar lo que ellos entienden como “vulnerabilidad”.
  • Por otro lado, existe otro aspecto que no podemos descuidar: el estilo de nuestra crianza. Nacer y crecer en un entorno con una privación absoluta de de afecto, hará sin duda que muchas personas no entiendan, no valoren o no se atrevan a ofrecer ese tipo de lenguaje que en cierto modo, no llegaron a conocer en su infancia.
  • Además, no nos podemos olvidar de casos de personas con alexitimia. Personas que presentan incapacidad de mostrar emociones, con falta de empatía y un estilo cognitivo orientado solo hacia lo externo, lo racional y lo concreto. La alexitimia aparece en muchos casos en personas que tiene algún trastorno del espectro autista (TEA).

No podemos “forzar” a las personas a que expresen más su afecto. Intentarlo de forma directa puede tener un efecto contraproducente y conseguir justo lo contrario a lo que pretendíamos. En una buena parte de los casos, la estrategia terapéutica más lógica se orientará en trabajar la autoestima.

NO DE DEBE CONFUNDIR  EL AFECTO CON EL AMOR

El afecto y el amor son dos sentimientos similares pero bien diferentes en muchos aspectos.

El afecto es un sentimiento de atracción, agrado y cariño. Mientras que el amor se define como un afecto profundo hacia una o varias personas específicas. Si amamos a alguien, sentiremos afecto por esa persona, pero no amamos a todos a los que sentimos afecto.

El afecto siempre es generado por cualquier factor de atracción hacia alguien. El amor es un sentimiento incondicional. Empiezas a sentirlo por alguien sin ningún motivo.

Fuentes de información:

https://concepto.de/afecto/
https://zonahospitalaria.com/la-importancia-de-la-caricia-y-el-abrazo-en-el-ser-humano/
https://cenitpsicologos.com/todo-lo-que-hay-en-un-abrazo/
https://www.educare.es/dar-y-recibir-una-reflexion-sobre-como-expresar-los-afectos/
https://diferenciario.com/amor-y-afecto/
https://psicologaespecialistamalaga.com/carencia-afectiva/
https://lamenteesmaravillosa.com/corazones-hielo-personas-con-problemas-para-expresar-sentimientos/

Esta entrada fue publicada en Fobia Social, psicologia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL AFECTO

  1. Paqui dijo:

    La verdad esque el afecto no solo fisica sino del alma a mi me pasa y es triste lo de su madre pues abrazala

    Me gusta

  2. Beatriz Bazzano dijo:

    Que interesante lo que dice sobre el abrazo , yo siento una necesidad diaria y de varias veces al día de abrazar a mi madre ( tengo 50 años y ella 81 ) , no vivimos juntas pero nos vemos a diario , cuando intento abrazarla me dice : » que te pasa ?», Lo cual me hiere enormemente , limitó a decir » se que algún día no te voy a tener y quiero manifestarte mi afecto . Cuando le pidió un abrazo o una caricia me da 2 o 3 golpecitos en la cabeza y eso es todo Esto se ha prolongado en el tiempo y creo es de las cosas más duras que me ha tocado experimentar , ya que mi amor hacia ella es incondicional , no logro comprender su comportamiento y en las últimas semanas me ha llevado a alejarme y le dije ya no iba a dar nada que no se valorará , Si pudieran orientarme de que puede estar pasando estaría muy agradecida. Esta situación me afecta muchísimo , y tengo un hijo de 14 años que también sufre por esta situación . Saludos

    Me gusta

Responder a Beatriz Bazzano Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s