Un buen consejo


Ya he comentado en una entrada anterior que una de mis películas favoritas es Amelie (2001) de Jean-Pierre Jeunet. El argumento refleja muy bien las dudas de una persona tímida y su sufrimiento.

Amelie es una chica que no consigue una relación de pareja a causa de su timidez exagerada. Ella se hizo muy amiga de un vecino ya mayor que no podía salir de casa por padecer la enfermedad de los huesos de cristal, la osteogénesis imperfecta. Este vecino le dio a Amelie un buen consejo en el momento adecuado.

En esta escena, quizás la mejor de la película, se puede ver ese momento y cómo el consejo dio sus frutos:

Esta entrada fue publicada en Fobia Social, Timidez, Videos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un buen consejo

  1. rosa dijo:

    Hola, necesito saber por qué no puedo sentirme bien querida por los demás ..aparte soy tímida y pues la gente habla mucho de mi, por mi forma de ser dicen que soy poco femenina.

    Me gusta

  2. Goukis dijo:

    El amor no es accesible para todo el mundo desafortunadamente.

    Me gusta

  3. marach dijo:

    La primera vez que vi esta película quede encantado con ella, primero porque creo que esta muy bien hecha y con mucha imaginación, y segundo, obviamente, porque me siento bastante identificado con la protagonista. En este caso la película nos muestra como una persona que padece de timidez llega a superar esta situación y consigue una relación, un final feliz para los que no consiguen tener una relación, para otros el comienzo de una vida diferente, o quizás las dos cosas a la vez. Bueno, es lo que tienen las películas, o al menos la gran mayoría ¿no? Destacar una cosa que creo que es muy importante y es la ayuda que le da el vecino inválido. Creo sinceramente que por muchas cosas que hagamos e intentemos para superar la timidez, siempre hay un momento en el que necesitamos de alguien que nos de ese consejo, empujón, o esa mano que nos de el impulso que necesitamos y que por nosotros mismos no sabemos, o no podemos dar.

    Me gusta

  4. Carmen dijo:

    Hay oportunidades que escasamente se nos presentan en la vida y por timidez las hemos dejado escapar. Una de estas es el amor y a la que tenemos pleno derecho a gozar. El que limita sus sentimientos y no acepta el amor, queda suspendido en un estado de invalidez emocional y su vida no tiene mucho sentido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s