Inicio > Ansiedad, Diagnóstico, Fobia Social, Historia, psicologia > Historia del trastorno de Fobia Social

Historia del trastorno de Fobia Social


historiafobia

No se tienen noticias de la aparición de la Fobia Social en el ser humano, sin embargo es posible que muchos de nuestros antepasados la hayan sufrido aún sin saberlo, desde el mismisimo Adán hasta nuestros días.

Aunque la Fobia Social o Trastorno de Ansiedad Social fue incluida dentro de la nomenclatura diagnóstica a finales del siglo pasado, se conoce la existencia de textos antiguos en los que se recogen algunos casos de personas que parecen presentar este trastorno:

- Robert Burton (1845), en su obra “La Anatomía de la Melancolía”, recoge la descripción de un paciente de Hipócrates de cuyo trastorno se indica que “es más que una timidez, suspicacia o temerosidad. No se atreve a estar con otras personas por el miedo a que va a vocalizar mal o excederse en sus gestos mientras habla, y teme que va a ser deshonrado ante los demás. Piensa que cada persona le observa”.

- Se dice que Demóstenes, el gran orador griego, caminaba por la playa con pequeñas piedras en su boca para perfeccionar su dicción y así evitar equivocarse cuando tenía que hablar en público (c.f., Greist, 1995).

- Una de las pocas revisiones históricas publicadas sobre Fobia Social, la realizada por Pélissolo y Lépine (1995), recuerda como autores como Casper en 1846 (c.f. Pélissolo y Lépine, 1995) o Pitres y Regis (1897) habían descrito casos de angustia social en pacientes con “ereutofobia”.

- La evitación excesiva del contacto ocular, alteración que puede aparecer en sujetos con Fobia Social, fue descrita por Beard en 1879, citado por Marks (1987), como una forma de temor mórbido que se acompaña de la desviación de los ojos e inclinación de la cabeza hacia abajo. Beard añadía que cuando en algunos casos sostenía entre sus manos la cabeza del paciente para enfrentar sus caras, incluso entonces involuntariamente desviaba sus ojos.

Sin embargo, no es hasta principios del siglo XX, en Europa, cuando Janet (1903) acuñó el término phobie des situations sociales con el objeto de describir a los sujetos que temían hablar en público, tocar el piano o escribir mientras les observaban.

Hartemberg en 1910 ( reeditado en 1921) describió diversas formas de ansiedad social bajo el término genérico de “timidez”.

Posteriormente, según Pélissolo y Lépine (1995), tras un período de relativo silencio sobre el tema, aparecen descripciones puntuales en la literatura alemana (Kontaktneurosen) e inglesa (social neurosis), así como algunas aportaciones del japonés Morita en los años 30.

La distinción y descripción de la Fobia Social como forma diferenciada de otros trastornos de ansiedad fue propuesta por primera vez, también en Europa, por Marks y Gelder (1966). Estos autores diferenciaron cuatro tipos de fobias: fobia a los animales, fobia específica, agorafobia y Fobia Social , entendida esta última como “un miedo ante situaciones sociales, expresado por timidez, miedo a ruborizarse en público, a comer en restaurantes, a encontrarse con hombres o mujeres, a ir a fiestas o bailes, o bien a temblar cuando se es el centro de atención ”.

Pese a que se conocían datos que sugerían la existencia de este trastorno a principios de siglo pasado y posteriormente se argumentó su diferenciación con respecto a otros tipos de fobias, las primeras ediciones del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-I y DSM-II; American Psychiatric Association, 1952, 1968) agrupaban todas las fobias en una sola categoría, siguiendo los postulados psicoanalistas.

Posteriormente, Nichols (1974) concretó todavía más la delimitación de la Fobia Social indicando que lo que la caracterizaba era la excesiva sensibilidad a la desaprobación, la crítica, una baja auto-evaluación, unas reglas rígidas acerca de cómo comportarse, ansiedad anticipatoria, una sensibilidad elevada ante el hecho de ser observado o evaluado por parte de los demás así como una interpretación desmesurada hacia el feedback sensorial relacionado con situaciones que pueden resultar embarazosas (es decir, prestar especial atención a los estímulos sociales potencialmente amenazantes).

A pesar de esto, la Fobia Social no se reconoce oficialmente como una entidad diagnóstica hasta la tercera edición del DSM (DSM-III; APA, 1980). En esta edición la Fobia Social era considerada como un miedo excesivo e irracional a la observación o al escrutinio por parte de los demás en situaciones sociales específicas tales como hablar en público, escribir o usar aseos públicos.

De acuerdo con los criterios del DSM-III, los sujetos que cumplían los criterios requeridos para el diagnóstico de la FS no podían presentar además un diagnóstico de trastorno de personalidad por evitación (TPE), el cual era descrito como hipersensibilidad ante un posible rechazo, retraimiento social a pesar de existir un deseo de ser aceptado, reticencia a iniciar relaciones sociales a menos que se tengan garantías de ser aceptado y baja autoestima. Así, el aspecto característico del TPE en el DSM-III era más el miedo a las relaciones interpersonales que el miedo a la humillación o a sentirse avergonzado en situaciones sociales específicas. En el DSM-III, para el diagnóstico de la Fobia Social no se contemplaba el deterioro en el funcionamiento sociolaboral, mientras que el TPE debía causar “incapacitación significativa en el funcionamiento social o laboral”. Además, se indicaba que no se debía establecer el diagnóstico de Fobia Social si la ansiedad se podía explicar mejor por la presencia de un TPE. Sin embargo, en una aparente contradicción, en el apartado de TPE se mencionaba que la FS podía ser diagnosticada como una complicación del TPE si los miedos a situaciones sociales específicas estaban presentes en el contexto de una ansiedad interpersonal más general o extendida.

A pesar de lo establecido por el DSM-III, Falloon, Lloyd y Harpin (1981) propusieron distinguir entre Fobia Social específica (ante una situación concreta- por ejemplo, comer en público-) y generalizada, cuando los miedos se presentaban en una gama amplia de situaciones sociales. Yendo también más allá del concepto de Fobia Social circunscrito a situaciones específicas de actuación social (hablar, comer, escribir en público), Amies, Gelder y Shaw (1983) definieron la Fobia Social como una ansiedad incontrolable que es experimentada por una persona cuando se encuentra en compañía de otras, la cual se incrementa en situaciones formales y está acompañada por el deseo de evitar la situación social.

Pese al interés por investigar estas y otras cuestiones, una revisión de la literatura existente sobre el tema llevada a cabo por Liebowitz, Gorman, Fyer y Klein (1985), hace llegar a estos autores a la conclusión de que la Fobia Social era “el trastorno de ansiedad olvidado”. De hecho el interés no empieza a ser mayoritario hasta la publicación de la tercera edición revisada del DSM-III (DSM-III-R; APA, 1987), la cual marca un punto de inflexión a partir del que se desarrolla exponencialmente el número de trabajos que han investigado sobre este tema (Norton, Cox, Asmundson y Maser, 1995).

Dado que la evidencia científica puso de manifiesto que una alta proporción de sujetos con Fobia Social temían más de una situación social (Hazen y Stein, 1995), en el DSM-III-R (APA, 1987) se introdujo el subtipo generalizado, que hacía referencia a los sujetos que mostraban ansiedad ante la mayoría de situaciones sociales, y el criterio de interferencia sociolaboral. Asimismo no sólo se permitió el diagnóstico conjunto de la Fobia Social y el TPE, sino que además se sugería. Los sujetos que no presentaban el subtipo generalizado eran incluidos dentro de la categoría Fobia Social “no generalizada”, “específica” o “discreta”.

Mientras que las anteriores versiones del DSM estaban basadas principalmente en el juicio de investigadores y de psicólogos o psiquiatras que trabajaban en el marco clínico y que habían demostrado una avalada experiencia, el equipo que se ocupó de la redacción del DSM-IV ( Task Force’s o grupo de consenso), también tuvo en cuenta los datos generados por los estudios experimentales. Sin embargo, respecto a la Fobia Social el grupo de consenso señaló varios aspectos que permanecían sin aclarar: (a) la ambigua definición de la frase “la mayoría de situaciones sociales” para describir el subtipo generalizado, (b) la validez del sistema de clasificación de los subtipos, el cual se basa en la existencia de diferencias cuantitativas (número de situaciones sociales) en vez de diferencias cualitativas (ansiedad ante situaciones de interacción social vs. ansiedad ante situaciones de actuación social), y (c) la ausencia de un subtipo intermedio (entre generalizado y específico) que pudiera ser empleado para describir a los sujetos que presentan miedo ante varias (pero no todas) las situaciones sociales.

Puesto que el grupo de consenso no logró unificar criterios respecto a tales cuestiones, se optó por mantener en el DSM-IV (APA, 1994) los criterios del DSM-III-R (APA, 1987). Con respecto al DSM-III-R, el DSM-IV prácticamente no realiza cambios. Y por último, el Texto Revisado del DSM-IV (DSM-IV-TR; APA, 2000) no ha introducido ninguna modificación.

En Europa también se emplea el sistema de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras que la Fobia Social fue incluida dentro de la nomenclatura diagnóstica del DSM en 1980, no es hasta 1992 cuando la C IE-10 recoge la Fobia Social como categoría diagnóstica independiente. Hasta entonces, en la CIE-9, sólo se hablaba de trastornos fóbicos.

Extraido de la Tesis Doctoral del Dr. D. José Olivares Rodríguez, titulada “Análisis de la eficacia de la Intervención en Adolescentes con Fobia Social en función de una nueva propuesta de subdivisión y operacionalización del subtipo generalizado” Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos, Facultad de Psicología, Universidad de Murcia (2005).

  1. 16 febrero, 2013 en 11:30 pm

    Muy buen artículo, gracias por la información! Me llamo Pablo, durante años he tenido muchos problemas de ansiedad, la timidez y la fobia social me impedían relacionarme, me afectaba en el trabajo y en todo lo demás. Investigué y leí bastante sobre el tema, y encontré esta guía, es fácil de leer y enseguida ves resultados, yo lo probé y me alegro de haberlo hecho. Os dejo el enlace por si quereis echar un vistazo:

    http://www.confianzasocial.com/inicio2.php?hop=universia

    Saludos

  2. Roxana
    14 enero, 2013 en 6:52 pm

    Hola Enrique me uní a tu grupo y aprovecho para difundir el mío, gracias por el apoyo. Exelentes artículos. Uno que otro me lo iré llevando al grupo al que pertenezco, claro si no tienes inconveniente. Mil gracias por compartir.
    Hola yo tengo 12 años con fobia social. En este momento me escuentro mejor con medicación y terapia grupal via internet. Yo vivo en Los Angeles CA. y realmente el solo saberse que no se es la única persona con este problema ayuda bastante. Si te interesa participar en el grupo de autoayuda que estamos formando, buscame en facebook; me llamo Roxana Vargas; el grupo se llama Ansiedad Social USA. El objetivo: Apoyo mutuo, amistad sincera, vencer miedos, compartir experiencias, aprender técncas y habilidades sociales para interacturar en nuestro entorno inmediato. Está enfocado para personas de cualquier nacionalidad, hispanas latinas, y/o de habla hispana, que vivimos en USA, y tenemos el padecimiento. Si necesitas el apoyo siempre serás bienvenid@
    Escríbeme o búscame en facebook con este correo electrónico compartiendoexperiencias@hotmail.com
    O entra directamente y pide tu admisión en este link
    https://www.facebook.com/groups/459773687417234/

  3. vivi
    2 mayo, 2011 en 5:52 am

    Tengo FOBIA SOCIAL, y para mi es un sufrimiento el vivir día a día, porque estamos redeados de gente, y aunque parezca una estupidez es tan difícil para mi hacer cosas tan sencillas para los demás como salir a comprar, ir a trabajar, tener una reunión de padres, ir a estudiar…. todo es un cuesta arriba cotidiano, es horrible querer expresar tu opinión y empezar a tartamudear o que no salgan las palabras o ponerte roja como un tomate…y día a día pienso, ya está soy adulta, hoy lo voy a superar, y estar siempre en la misma: miedo, palpitaciones, cruzarme de vereda porque ví a alguien conocido y lo voy a tener que saludar o lo que es peor, HABLAR!…. hoy tuve una reunión familiar, un cumpleaños, y me fue muy mal, la pasé pésimo!… el vivir es una tortura! Ya hice terapia pero no me ayudó mucho, me psicoanalizó y me dijo que el abuso que sufrí de chica era el culpable de todo, y ya está, eso era viejo, ahora soy grande, que lo tengo que superar, ja! como si fuera tan facil….

  4. florencia
    1 septiembre, 2010 en 4:13 am

    Hola bueno yo padesco de claustrofobia y para mi en un infierno no poder salir con tus amigas ni ir a las casa o salir de vacacciones, porbe un monton de cosas i no me funsionaron,ya nose que mas hacer,yo padesco esto desde los 6 años no tube niñez simpre vivi enzerada en mi casa y me daba miedo ir hasta la puerta era orible,ahora que tengo 14 años lo estoy superando de apoco,ahora es como que salgo un poco pero por donde yo vivo no me puedo ir lejos osea.. no puedo ir a las casa de mjis amigas o salir un sabado de shopping, es muy feo tener esto,todos dicen que es un capricho pero no es haci o sino se te rien en la cara es horible,pero se puede llegar a superar?…Bueno si alguien padece o padecio de claustrofibia me gustaria que me escriban a mi msn:pipii.-15@hotmail.com.. Muchas Gracias

  5. 28 mayo, 2010 en 8:05 pm

    JC cuando se hes timido; estas muy vulnerable a lo que digan las demás personas. Muchas veces las personas no miden sus palabras y hieren a otras personas e incluso pueden causarle algún tipo de fobia social por el simple hecho que quieran divertirse un rato con sus comentarios ofensivos.

    En mi caso, desde muy pequeño soy tímido porque en mi casa veía como mi padre le gritaba a mi madre y aunque yo no fuera el culpable de esto evitaba a toda costa que la gente me preguntara al respecto. Bueno, cuando estuve en el colegio siempre supe controlar mi tímidez pero habían situaciones en las cuales no la podía controlar y ¿como lograba controlar mi timidez? teniendo buenos amigos con los cuales me divertía mucho.

    Bueno cuando estuve en el colegio gracias a dios ningún compañero se burlaba de mí. El problema empezó cuando recien ingresé a la universidad. En un principio me relacionaba mucho con dos compáñeros a los cuales ya estaba considerando mis amigos; pero en realidad no lo eran. Un día empezaron a molestarme y a decirme que yo era un tonto, un estúpido, que no sabía defenderme y que tampoco tenía absolutamente a nadie que pudiera defenderme . Ese día se encontraba muchos compañeros a su alrededor apoyandolos y burlandose de lo que ellos me decían. Siempre he sido un chico muy pacífico y no me gusta buscar problemas con nadie por lo que no me defendí y ni siquiera les dije nada.

    En algunas otras ocasiones me pegaban en la oreja o me tropezaban con el hombro para que yo hiciera algo pero yo jamás hacía nada y me reservaba todo la rabia. habían ocasiones en las cuales ya estaba cansado y quería enfrentarlos y darles una paliza pero no me atrevía por culpa de mi tímidez.

    Así pasaron dos años seguidos y realmente era una tortura para mí ir a la universidad; muchas veces estuve a punto de retirarme y no ir más a causa de las constantes burlas de estos dos individuos. A consecuencia de esto desarrolle un miedo exesivo a las personas. ya no me atrevía a hablar o bromear con la gente como lo hacía antes. Evitaba todo tipo de reuniones sociales e incluso evitaba pasar en frente de un grupo de personas (hombres y mujeres) por temor a que se burlaran de mí o me dijeran algo ofensivo en mi contra.

    Cuando las personas se burlan de tí sin razón alguna; eso indica que la persona te tiene envidia o selos por algo que tu posees y ellos no pueden. Y a pesar que es muy díficil no hacer caso a los comentarios de los demás te propongo que lo hagas y aprendas a considerar que la opinión que tu tengas de ti mismo es mucho más importante que lo que los demás puedan pensar de ti. porque finalmente ¿quien decide sobre tú vida?. Tú mismo, cierto…

    Puedes empezar a socializar más con las personas es decir aprender habilidades sociales para vencer los miedos y las fobias. puedes empezar preguntando la hora a personas desconocidas (hombres o mujeres) y esto te irá ayudando a vencer o superar todos los temores.

  6. jc
    3 abril, 2009 en 3:47 am

    ¿Por qué a nadie le pasa lo mismo que a mí? ¿Me intimidan los hombres o qué?

    Mis datos importantes para entender esta historia son mi edad: 19, soy hombre, no soy amanerado, ni gay, soy heterosexual.

    Pues creo que todo comenzó en la escuela a mí y a mi primo nos gustaba Power Rangers y mi primo siempre escogía la Power Ranger Pink (mujer), entonces eso quiere decir que se identificaba con una mujer? Un niño de 7 años, ustedes creen que eso es algo importante para discutir?, por otro lado a mí sinceramente sí me gustaba representar a la Power Ranger yellow y no sé por qué, por sus poderes más chéveres no sé, pero todo esto no quiere decir que nosotros ya tengamos preferencias sexuales, consideren la edad. Entonces un compañero de la escuela escuchó, vio esto de la selección de “ídolos”, yo sí me daba cuenta de esto, en vez de escoger a un modelo masculino. A mi primo no le importaba.

    Entonces creo que desde ahí uno empezó a decirme gay, y este mismo fue al colegio y este me divulgó…

    Entonces desde ahí comienza la historia

    Me da miedo salir a la calle, de que la gente que me trato mal mis ex compañeros me vean desde el bus, estoy siempre viendo a todos lados buscándoles en los carros, sé que es una tontería pero lo hago, no puedo ir a trotar a un sitio, es como una montañita que sé que es buen sitio para hacer ejercicio pero estoy preocupado porque por ahí pasan muchos buses ¿Les pasa?

    La gente que no me ha hecho nada malo no me importa.

    Me asustan los buses porque ahí va mucha gente, le conté a mi sicólogo mi problema, el trota en ese “buen sitio” el está ahí, es un obstáculo, a mí me da vergüenza porque él sabe mi problema.

    Ya no me gusta vivir en esta ciudad porque veo a la misma gente
    algo contradictorio es que a mí me gusta vivir en una ciudad grande, pero en donde no estén ellos, los que acabaron con mi masculinidad en aquel tiempo.

    Saben por qué, porque yo en ese tiempo dudaba de mí mismo si mi comportamiento, mis movimientos era femeninos o amanerados, yo sabía que no, en fin…

    El hecho es que cuando estaba en el colegio yo fui tímido nunca me defendí nunca reclamé, las palabras gay, gay eso me dijeron todos los días (durante tres años) y esto en un hombre puede verse como femenino (dócil), que no dice malas palabras, más que todo pasivo, (razones para que me digan esa palabra?), entonces casi todos mis cuarenta compañeros comenzaron a decirme gay todos los días 1ro 2do y tercer curso del colegio sólo de hombres, yo me aguantaba de ir al baño por el hecho que me digan este es “baño de hombres”, no jugaba fútbol, aunque nunca me ha gustado mucho, todos mis compañeros jugaban, creo que es un deporte muy masculino, y verme jugando yo con ellos, pasaba lo mismo con lo del baño y con las malas palabras, nunca las utilicé, creo que son muy importantes para toda la vida.

    En ese tiempo me gritaban incluso desde del bus “gay”. Yo sólo quería llegar a mi casa y refugiarme. Llegaba a punto de llorar.

    Eso me volvió tímido sin darme cuenta, en cuarto curso me cambié de colegio, por suerte esa historia no se repitió hasta salir del colegio.

    Esto hizo que yo no sea espontáneo ahí tenía 11, 12 y 13 (en el colegio) años ahora tengo 19 y pienso todos los días con librarme de esto y eso me causo o no sé fobia social

    Estaría bien en un lugar donde no viva esta gente.

    Los hombres me intimidan como consecuencia, con las mujeres no tengo ningún problema, soy muy espontáneo con ellas.

    Y me enojo conmigo mismo porque nunca hice nada por ayudarme, recientemente les conté esto a mis padres.

    Información Adicional
    No sé qué es si saben díganme, últimamente estoy bostezando con exceso, tengo que abrir mucho la boca para como suspirar cuando logro respirar a profundo eso me da placer, pero enseguida siento que tengo que volver a respirar para llevar el aire a mi pecho, ojalá me entiendan. Será ansiedad o algo…

    Resumiendo me preocupa que ellos me vean por la calle. Y lo que hizo una vez un ex compañero yo noté y estoy seguro que él dijo seguramente que yo era gay o algo así a un desconocido para mí y un amigo para él o…? me hizo quedar mal.
    Y nunca he tenido novia, por favor sin malinterpretaciones.

    Cuando estaba en tercer curso me di de puñetes, creo que esto me hizo falta siempre y así disminuyó eso de gay. Ayúdenme a entender todo.

    Cuando me cambié de colegio 4to curso ya no me decían gay mis nuevos compañeros, ni nada de eso, creo que me liberé, todo normal, pero ya estaba tímido. Ahí hice unos tres amigos y yo les subestimo porque son feos y tímidos, no tengo amigos hombres, es decir que un hombre peleón, atrevido, malhablado sí me intimida.

    Actualmente

    Estoy en la universidad y no me llevo con mis compañeros hombres, ellos me han dicho gay pero muy pocas veces y no sé por qué, porque no digo malas palabras, no soy “hecho el macho” o el peleón, porque soy callado, tímido porque nunca mostré ira, porque nunca les contesté (creo que es esto, sólo les ignoré y eso está mal), bueno hasta ahora no tengo carácter y esto da una apariencia femenina, en realidad no sé.

    Por favor aconséjenme, todos somos sicólogos.

    • anonimo
      24 diciembre, 2009 en 2:48 am

      Hola JC a mi tambien me paso algo en mucho similiar a lo tuyo. no he puesto un mail real. si existe alguna forma de contactare me gustaria saber que ha pasao.

  7. Antonia
    10 febrero, 2009 en 9:07 pm

    Hola, mi nombre es Antonia y soy una periodista chilena. Estoy haciendo una investigación acerca de las fobias en general para un programa y la fobia social me parece muy interesante. Por favor si alguno es chileno escribame a mi e-mail para poder conversar del tema y poder realizar una entrevista.

    Muchas gracias

    Antonia
    acorrea@4k.cl

  8. joaquinphi
    8 febrero, 2009 en 1:24 am

    Pues la fobia social es producto, sin duda, de una “educaciòn” anti-social y de una serie de experiencias desagradables que crearon la psiquis de la persona.

    Luchar contra la “fobia social” es luchar contra lo que la persona es, y por tanto esta “lucha” hace sentir al individuo totalmente incomodo y ajeno a si mismo.

    Es una situaciòn bastante desafortunada para la persona que lo padece especialmente cuando es excesiva y considero que la sensaciòn puede compararse aunque no igualarse a la falta de alguna extremidad, es decir, la persona considera que le falta algo que otros tienen por “default”.

    La soluciòn, me parece, dificilmente se encuentra en el que lo sufre y mas bien solamente una persona externa a èl puede resolverla llevandole “de la mano” hasta situaciones sociales-fobias de manera controlada y segura ò que la misma dinamica de su vida le obliguen de alguna manera a encontrarse en situaciones sociales que le muestren que su fobia es solamente de percepcion.

    La frustraciòn llega a este tipo de personas cuando consideran que la solucion debe surgir desde ellas mismas lo cual, en lo personal, considero imposible ò poco probable.

  9. Alex
    7 febrero, 2009 en 8:28 pm

    Hola Enrique:

    Gracias por tu mensaje, bastane profundo, que explica los orígenes. La verdad es que yo ya lo había leído, estoy leyendo ahora mismo un libro de psicología clínica (como afectado que soy) de Fobia Social (Fobia Social, de Cristina Botlla, Rosa María Baños, Conxa Perpiña) que la verdad es muy recomendable, siempre que se quiera entender un poco sobre el asunto, aunque claro si no nos queremos meter mucho en el tema no es recomendable.

    Lo que me llama la atención siempre, es que se haga distinción en un momento entre fobia social y TPE, cómo no complementarios. Des de mi humilde punto de vista, son perfectamene compatibles, y creo que a raíz de una fobia social generalizada, es inclusive lóico desarrollar un un TPE.

    Leete el libro, está muy bien, ya te diré cuando lo termine.

    Un abrazo.

  10. 4 febrero, 2009 en 1:48 am

    una buena cena con shakira de postre y te curas de todo (¿o no?)

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Elisa Piensa en Psicología

Reflexiones y artículos sobre psicología

Psicología y Salud

Psicología Conductual, intervención e investigación psicológica.

diarioartesanal

Técnicas, ideas y tutoriales artesanales

Blog de Manuel Ponte

BLOG SOBRE LA SOCIEDAD CONECTADA Y SU NUEVO AVATAR

Flow & Grow

"Piensa, cree, sueña y atrévete" Walt Disney

Bosque de Brocelandia

Aventura literaria y reivindicativa entre la Edad Media y el siglo XXI

enero11

Literatura para romper el tiempo.

chicasilly

Un blog sobre mis pensamientos y yo.

Ontinyent psyco-logo

Un rincón para hablar de psicología y logopedia

Nova Psykhê

Psicología Consciente

desQbre - Psicología y Formación

Salud Emocional - Inteligencia Emocional - Expertos en Eneagrama - España

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

fobiasblog

A topnotch WordPress.com site

Logopeda en Madrid

O´Donnell 32 y a domicilio 690131802

REBELMONKEY23

A topnotch WordPress.com site

Como Superar La Depresión

Es posible superar la depresión, toma esfuerzo y tiempo pero hay soluciones. Yo la he padecido y en este blog te cuento que he hecho para salir de la depresión.

en POSITIVO

¡Vamos a Construir!

Cerebro y Psicología

Este blog es un espacio para difundir información sobre las últimas novedades - bueno, y no tan últimas- en la investigación, sobre todo del campo de la neuropsicología. Y también pretende ser un espacio de acogida y comprensión, de donde puedan salir nuevas ideas gracias a vuestras aportaciones.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.998 seguidores

%d personas les gusta esto: