Este es el título de una de las novelas que más me impresionaron en mi adolescencia, cuando andaba yo buscando un mundo feliz. Esta obra de ciencia ficción me hizo pensar sobre el precio que, desde una perspectiva materialista, se ha de pagar para conseguir la felicidad.

Un Mundo Feliz (Brave New World ), 1932
Aldous Huxley (1894-1963)

Resumen

Los ciudadanos de esta novela no tienen noción de la historia, simplemente tienen una ligera idea de las sociedades pasadas: creen que todo era horror y desgracias, al contrario de la sociedad en la que viven. Conocen la condición vivípara que poseían los humanos y qué eran los padres y el alumbramiento, pero “madre” y “padre” son palabras sucias en esta sociedad.

No hay familias, y ningún hijo nace de modo natural. En cambio, se cultivan humanos en fábricas según las necesidades de la sociedad.

Los niños son diseñados en clínicas de fertilidad y gestados artificialmente. Las tres castas menores son creadas en grupos de hasta 96 clones de un solo embrión utilizando un modo de creación llamado el método Bokanovsky con el cual son atrofiados para controlar su nivel de inteligencia y desarrollo físico.

La casta Alfa son aquellos destinados a ocupar posiciones de liderazgo, con la ayuda de los Betas, que llenan plazas administrativas y profesionales que requieren mayor educación, pero sin las responsabilidades de liderazgo de los Alfas. Estos dos grupos forman las castas superiores, con los Gammas, Deltas y Epsilones que comprenden las castas menores, cada una con un grado más reducido de inteligencia: los Epsilones son quienes tienen una inteligencia menor y están entrenados para realizar las tareas manuales sin quejarse. Las personas, por lo tanto, son diseñadas para ocupar sus trabajos, en vez de ocupar trabajos diseñados por personas. Los miembros de cada casta también usan uniformes, identificando el color de éstos a qué casta pertenecen. Los Alfas visten de gris, los Betas de púrpura, los Gammas de verde, los Deltas de caqui y los Epsilones, de negro.

Desde el nacimiento, los miembros de cada clase son adoctrinados por voces grabadas que repiten lemas mientras duermen , para creer que su casta es la mejor. Cualquier infelicidad residual es resuelta por medio de una droga antidepresiva y un tanto alucinógena llamada soma.

Como nota sorprendente, podemos añadir que Huxley escribió el libro en 1932, veinte años antes de que Watson y Crick descubrieran la estructura del ADN.

Comentario

Huxley describe un mundo deshumanizado en donde la ciencia y la técnica al servicio de los intereses del poder, conducirán al mundo a formas sociales de dominación absoluta, a instituciones opresoras a las que nada quedará al margen, de las que nada escapará. No obstante introduce un nuevo elemento: la genética. En efecto, las posibilidades que la genética ofrecía al poder para enriquecer su deseo de dominio absoluto y que en los últimos años hemos visto confirmados, fueron intuidos por Huxley en 1932.

Pocos años mas tarde en 1949 Huxley afirmaba: En el curso de la próxima generación, creo que los amos del mundo descubrirán que el condicionamiento infantil y las narcohipnosis son mas eficaces como instrumentos de gobierno que los garrotes y los calabozos y que la avidez del poder puede satisfacerse tan cabalmente si mediante sugestión se hace que la gente ame su servidumbre como si a latigazos y puntapiés se le impone la obediencia.

En otras palabras, la pesadilla de ‘1984’ (de George Orwell) está destinada a modularse llegando a ser así la pesadilla de un mundo que se asemejara más a la imagen de ‘Un Mundo Feliz’. El cambio se producirá como resultado de una sentida necesidad de mayor eficacia.

Leer más sobre el libro

Leer el libro